x
Breaking News
More () »

Día de las Madres: ¿Temor a la maternidad? Un hijo te convierte en una 'Super Mujer'

Gracias mi Cielo porque me hiciste conocer una parte de mí que nunca hubiera conocido si no fuera por tu presencia en mi vida. ¡Te amo!
Certificado de Excelencia por el Día de las Madres, mayo del 2018. (Foto: Yolanda García/12 News)

PHOENIX — Mi esposo y yo decidimos que queríamos ser padres cuando yo tenía poco más de 25 años. Pensaba que era tan fácil como decir, ya estoy lista y mi esposo y yo lo platicamos, y decidimos que estábamos listo. En ese momento, pensé que estaba lista para ser madre, por lo que nosotros creemos era cuestión de Dios, pasaron casi cinco años antes de que me embaraza.

Cuando nació mi niña, estaba segura de que era la mejor etapa de mi vida, que estaba suficiente madura para guiar a mi hija por la dirección correcta, me sentía una Super Mujer, ese poder que solamente pueden dar los hijos.

Mi hija se convirtió en mi fuerza y motivación para tocar el cielo. Quería darle lo mejor y que su niñez fuera perfecta. ¿Que si me equivoque? Bastante, el primero y más grande error fue el querer que todo fuera perfecto, la perfección no existe.

Mi miedo a ser madre llego casi 10 años después. Cuando me di cuenta de que mi niña estaba creciendo, ahora me enseñaba cosas a mí, ya iba a quinto grado, ya estaba empezando a entrar a la preadolescencia, ¡oh no!

Pero fue también que, en ese momento de tantos miedos, nos tuvimos la oportunidad de ver realizado otro de nuestros sueños, convertirnos en padres de nuevo y de una manera muy especial, la adopción.

Llegó a nuestra vida Alejandra, una niña muy energética y también con 10 años cumplidos. Teníamos fe en que Dios nos había encomendado una misión y nos guiaría durante ella.

Ahora tenemos dos adolescentes en casa que saben todo, se les olvida todo, escuchan poco y esperan mucho.

 Y una mamá que grita mucho, trata de convertirse en pulpo, trata cumplir con las necesidades, trata de escuchar, trata de ser la mejor mamá del mundo, pero a diario se queda muy lejos en los intentos de ser todo lo que sus hijas quieren.

¿Qué le paso a la Super Mujer? Le dio miedo, dejar de serlo. Miedo de no ser la guía indicada, de no tener las palabras correctas, de no enseñar a sus hijas a tiempo, de no estar allí en el momento correcto, de no ser la mamá que mis hijas necesitan. Pero el miedo no me impide seguir en la lucha diaria. 

Hace años, se me ocurrió hacer una pequeña encuesta. 

Empecé por mi mamá, quien fue madre a los 19 años, cuando me tuvo a mí, a los 20 a mi hermano y después llegaron dos hermanos más con 6 y 7 años entre medio.

Su respuesta fue simple, “En ningún momento, ni a ser mama, ni a la responsabilidad tampoco. Y cada día doy gracias a Dios por los hijos tan lindos que me mandó”.

A quien, debo agregar, se ha convertido una super abuela.

De izquierda a derecha, Esmeralda, Juan Daniel, Yolanda, Jorge Alberto y Nelly García. (Foto: Yolanda García/12News)

Lupita Del Pardo se convirtió en madre a los 20 años y dice no haber tenido miedo porque no sabía lo que le esperaba.

“Lamento mucho no haber disfrutado más mi etapa de embarazo. No creo que soy miedosa, y menos porque el amor, apoyo y compañía de Manuel [esposo] fue y es mi fortaleza”, agregó Del Pardo.

Dijo que talvez “hubo dudas a no darles el cuidado o educación necesaria” y que “el miedo a perderlos siempre existe”.

De izquierda a derecha, Isaac García, Axel Manuel García, Lupita del Pardo Salais, Manuel García Jr., Carol Martínez, Manuel García y Gael García. (Foto cortesía: Lupita del Pardo Salais)

Llegue a la conclusión que lo único que puede quitar el miedo de ser madre es tener fé en que estamos dando a nuestros hijos la mejor guía en todos los aspectos, porque al final del día, ellos son los que nos hacen, no solo ser esa SUPER MUJER, sino una SUPER MAMÁ.

¡FELIZ DÍA SUPER MAMÁ!

MÁS SOBRE EL DÍA DE LAS MADRES:

- Una mamá trabaja más de dos empleos de tiempo completo, según un estudio

- ‘Soy madre de un angelito en el cielo’

- Una mamá temporal también es madre

- Entre la maternidad y el ser una misma

- Mi primera celebración

- Para mi mamichi hasta el cielo