x
Breaking News
More () »

No, las variantes alpha y beta del coronavirus no están circulando en los Estados Unidos

Las variantes alpha y beta del coronavirus suman el 0.0% de todos los casos en los EE. UU., según datos recientes. ómicron es la variante actual más dominante.
Credit: AP
Research assistant Robert demonstrates how to prepare a sample for sequencing at the Wellcome Sanger Institute, Genome Campus, Hinxton, Cambridgeshire, England, Friday, on Jan. 7, 2022. The laboratory is one example of how British scientists have industrialized the process of genomic sequencing during the pandemic, cutting the time and cost needed to generate a unique genetic fingerprint for each coronavirus case analyzed. (AP Photo/Frank Augstein)

Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, SARS-CoV-2– el virus que causa COVID-19 — ha mutado múltiples veces. Estas mutaciones han resultado en el surgimiento de varias variantes del coronavirus incluyendo alpha, beta, delta y ahora omicron. 

A finales de noviembre de 2021, la variante omicron fue detectada por primera vez en Botswana y Sudáfrica. Desde entonces esta variante de alta transmisibilidad se ha dispersado rápidamente a lo largo del planeta y es ahora considerada la cepa más dominante del COVID-19 en los Estados Unidos, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). 

La televidente de VERIFY Chleo nos preguntó en Instagram si las variantes alpha y beta del COVID-19 siguen circulando en los EEUU, a pesar de la presencia de omicron.

LA PREGUNTA

¿Las variantes alpha y beta del coronavirus aún circulan en los Estados Unidos?

LAS FUENTES

LA RESPUESTA

This is false.

No, las variantes alpha y beta del coronavirus no siguen circulando en los Estados Unidos hasta la fecha. Datos actuales muestran que la variante omicron es la responsable del 99.9% de todos los casos en el país. Mientras que las variantes alpha y delta aparecen en un 0% de los casos. 

LO QUE ENCONTRAMOS 

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), utilizan vigilancia genómica para rastrear cepas del COVID-19 en los Estados Unidos. Se trata de un proceso llamado secuenciación genómica, donde los científicos pueden identificar cuál variante del SARS-CoV-2 se encuentra en un espécimen recolectado en una muestra de población que ha dado positiva a COVID-19. El CDC explica que estas secuencias genómicas pueden compararse para ayudar a los científicos a rastrear el contagio del virus, cómo va cambiando y cómo esos cambios pueden afectar a la salud pública. 

En los EEUU, la variante omicron es responsable del 99.9% de los casos de coronavirus en el país, mientras que la cepa delta está detrás del 0.1% de todos los casos, de acuerdo con el sitio de Proporciones de Variantes del CDC. Por otra parte, las demás variantes, como alpha y beta han desaparecido virtualmente en los EEUU hasta la fecha, contando un 0% de los casos, de acuerdo con el CDC y el GISAID, una iniciativa científica global que recopila datos de las variantes de laboratorios alrededor del mundo. 

Un portavoz de Nextrain, un proyecto que provee cápsulas en tiempo real de poblaciones patógenas en evolución, también señaló a VERIFY en un comunicado que actualmente no están detectando ninguna variante alpha o beta en los EEUU. De hecho, el portavoz explicó que la última vez que las variantes alpha o beta representaban cerca del 1% de las secuencias locales fue entre el 26 de julio al 9 de agosto de 2021 para alpha y entre el 13 al 17 de mayo de 2021 para beta, de acuerdo con datos obtenidos por la filial de Nextrain, CoVariants.org, que también utiliza información del GISAID.

“No secuenciamos cada infección, entonces es posible que aún existan algunos casos de alpha y beta — pero esperamos que éstos sean excepcionalmente bajos, de lo contrario serían detectados por la vigilancia genómica de los EUA, que es muy buena,” señaló el portavoz de Nextrain. 

Un informe semanal epidemiológico de COVID-19 publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el primero de febrero también expone que las variantes alpha, beta y delta continúan en disminución global debido a la variante omicron. Entre las 433.223 secuencias subidas al GISAID en los últimos 30 días, menos del 0.1% de los casos mundiales fueron de alpha y beta, incluso en países como Egipto, Jamaica y Belice. 

En su sitio web, el CDC explica que los virus cambian constantemente a través de la mutación, lo cual algunas veces resulta en el surgimiento de una nueva cepa del virus, mientras que las otras desaparecen. Si una nueva variante se dispersa más rápidamente que las existentes, las variantes originales se vuelven menos predominantes. 

“A lo largo del curso de la pandemia, hemos visto tal vez la aparición de tres grandes variantes que han reemplazado a las otras. Tuvimos a alpha, que apareció tal vez en enero de 2021, luego delta que se empezó a dispersar en los Estados Unidos al final de la primavera de 2021 y luego omicron que surgió aquí luego de acción de gracias.” Aseveró a VERIFY Thomas Friedrich, un experto en evolución, inmunidad, y procesos de virus y enfermedades pandémicas de la Universidad de Wisconsin-Madison. 

De acuerdo con Friedrich, la cepa alpha nunca superó totalmente a las demás variantes del coronavirus. Cuando la variante delta apareció a finales de la primavera del 2021, fue mucho más transmisible que alpha, causando una ola de infecciones de delta en julio de 2021. La variante delta por ser más contagiosa superó a alpha. Hacia finales de noviembre de 2021, la variante omicron, que es más contagiosa que delta, fue declarada variante de cuidado por la OMS y el CDC. Omicron se convirtió rápidamente en la variante más dominante para finales de año, según el CDC. 

“Omicron superó a delta por dos razones. Primero, tenía que ser más transmisible –muy fácil de contagiar de una persona a otra, y ser muy buena en esconderse del sistema inmunológico,” explicó Friedrich. “Entonces aún cuando te hayas infectado con las cepas previas, o si te has vacunado, la cepa omicron aún podría infectarte.”

Aún cuando no hay una forma directa de prevenir que los virus muten, Friedrich y el CDC recomiendan que las medidas preventivas como vacunarse y colocarse el refuerzo contra el COVID-19, usar mascarillas de alta calidad en espacios cerrados, el distanciamiento social cuando sea posible así como hacerse la prueba son formas efectivas de controlar el contagio del virus, lo cual ayuda a limitar las mutaciones. 

“Mientras más personas se vacunen, menos transmisión habrá del virus…y posiblemente disminuir su evolución. Pero también hay que usar mascarillas y distanciarse. El implementar estas cosas que conocemos ayuda a reducir la cantidad de personas contagiadas y disminuye el promedio de mutación,” advirtió Friedrich. 

Más de VERIFY: Sí, puedes declarar tus impuestos de forma gratuita 

Paid Advertisement

Before You Leave, Check This Out