PHOENIX — La mayoría de las reuniones Navideñas y de fin de año son alrededor de los deliciosos platillos tradicionales. Y la mayoría ponemos poca atención a nuestra salud.

Tal era el caso de Lourdes Ibarra quien nos describió como era una típica cena de Navidad en su hogar.

“Un buñuelo lleno de miel de piloncillo, un atole de champurrado, unos tamales demasiado grandes que hacía, con carnita de puerco y chilito rojo, y ponches, esa era mi cena de Navidad”.

Hasta que a principios del 2017 su cuerpo empezó a enviar señales de que algo no estaba bien.

“No tenía sueño, de repente me quedé sorprendida, dije ‘estoy bajando demasiado’ me hicieron análisis de sangre, de orina, de azúcar y me dijeron que tenía diabetes”, explicó Ibarra.

El Programa Family Wellness de San Vicente de Paul ha ayudado a Ibarra a controlar sus niveles de azúcar en la sangre y un nuevo estilo de vida.

“[Me enseñaron] que tenía que comer porciones pequeñas, pero más ensaladas, más cosas saludables. Yo decía ‘no, no puede ser, no me voy a llenar’”.

RELACIONADO: Diabetes: Enfermedad crónica que puede ser controlada y prevenida

Ahora, con nuevos hábitos alimenticios, nos describe como será su cena de Navidad este año.

“Tamales más chiquitos, pero de pollo. Comer ponche porque tiene mucha fruta, pero sin azúcar. Y pues el atolito lo vamos a hacer un ladito, el champurrado”, sonrió.

María Silva dietista registradas del Programa Family Wellness, dice que durante esta temporada el mayor problema es que abusamos de los carbohidratos y nos dice como cambiar eso.

“Identifiquemos a que grupo pertenece cada alimento, a que grupo pertenece cada alimento, identifiquemos si nos hemos servido un carbohidrato, una proteína o un vegetal. Si tenemos más de una o dos porciones de un carbohidrato o una proteína, hay que reconsiderar. Podemos abusar de los vegetales todo lo que quieran he, por favor abusen en esos”, sugirió Silva.

RELACIONADO: Se puede prevenir el estrés durante las fiestas decembrinas

Además, recomienda “ser el rebelde de la familia” y llegar a la reunión con una ensalada a la reunión. Dice que no es necesario privarse de degustar de los alimentos, pero reducir las porciones, por ejemplo, en lugar de comerse dos tamales y un plato de menudo o pozole, solo coma un tamal y poco menudo o pozole, eso puede tener grandes beneficios en su salud.

Con respecto a la poca actividad que tenemos durante las últimas semanas del año, Silva recomienda ser creativos y aprovechar que la familia está reunida para hacer actividades juntos.

¡Que tenga unas saludables Fiestas Decembrinas!