PHOENIX, Ariz.- La madre que fue deportada hace un año y cuyo caso captó atención internacional, habla de su batalla al estar separada de su familia.

Guadalupe García de Rayos dijo que hace lo posible para mantenerse ocupada y así evitar momentos depresivos por no poder ver a sus dos hijos y su esposo.

“Para mí, mi vida cambio. Estoy lejos de mi familia. Lo bueno [es que] estoy con mis padres, pero lo más importante son mis hijos y mi esposo que no he podido estar con ellos. Para mí es muy difícil esta separación.”

García dijo que ha tenido la oportunidad de ver a sus hijos tres veces en México desde que fue deportada. Se comunica con ellos cada noche, pero aún no hay fecha para su regreso.

Su abogado presentó una petición legal que podría volver abrir su caso y ella no pierde la esperanza de volver a estar con su familia como antes.

Por lo pronto, ella sigue en su natal Guanajuato, trabajando en una tortillería para no caer en depresión por estar lejos de su familia.