Más de 200,000 salvadoreños se verán afectados tras la decisión de eliminar el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como anuncio el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) el lunes.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) dio por terminado el programa TPS que dejará sin protección migratoria a más de 250,000 salvadoreños que llegaron a Estados Unidos tras los devastadores terremotos que mataron a más de 1,000 personas y destruyeron más de 100,000 hogares en ese país.

La protección migratoria consiste en un permiso para permanecer y trabajar legalmente en el país que se renueva cada 18 meses. Durante el anuncio hecho el lunes, DHS anunció que los salvadoreños deben regresar a su país natal para septiembre del 2019 y si deciden permanecer en Estados Unidos, será como inmigrantes indocumentados.

A casi dos décadas de que se otorgó la protección a cientos de miles de salvadoreños, tendrán que prepárese para regresar al El Salvador o buscar otras alternativas para permanecer legalmente en Estados Unidos. El TPS no es una vía a una residencia legal.

Dicho programa de protección migratoria dio inicio en el 2001, los presidentes George W. Bush y Barack Obama decidieron continuarlo argumentando que el país no se había recuperado de los desastres naturales y además de que la violencia era otro factor que no les permitía regresar a tantas personas a su país en esas condiciones.

La Embajada de El Salvador en Washington estima que 97 de por ciento de salvadoreños protegidos por el TPS de más de 24 años están empleados y pagan impuestos, más de la mitad son dueños de una casa. Mismos que tienen 192,000 hijos que son ciudadanos americanos, según un reporte del Censo de Estudios Migratorios.

Cabe mencionar que el mismo programa para nicaragüenses se dará por terminado en enero del 2019, mientras que la protección para hondureños fue extendida por seis meses más.

USA Today contribuyó a este artículo, aquí la historia completa en inglés.