PHOENIX - Estamos siendo bombardeados por personas de cuerpos esculturales. Pero es casi imposible para una persona común el llegar a imitar esos cuerpos de modelos de pasarela, televisión o anuncios publicitarios.

En el esfuerzo, una de las primeras metas cada año en la lista es perder peso llevando a que muchas personas caigan en el error de comprar pastillas que disque ayudan a bajar de peso y lo único que baja es su billetera.

Y que tal los que se inscriben en un gimnasio y antes del mes ya dejaron de ir, pero tienen que pagar la membresía por el resto del año.

María Silva, es dietista registrada que es parte del Programa Family Wellness de San Vicente de Paul y nos dice que lo importante no es tratar de hacer dieta, sino crear un nuevo un estilo de vida.

Silva recomienda tener cuidado con las dietas “yoyo” dijo que son las que te hacen bajar de peso, pero en cuanto las dejas subes de nuevo. Ese tipo de dietas pueden traer una descompensación a tu cuerpo y causar problemas cardiacos.

El crearte el hábito de comer saludablemente no tiene fecha de vencimiento, es algo que adaptas para toda la vida y te ayuda a tener un peso saludable.

Silva enfatizó en que el ponerse metas es muy bueno, sobre todo si son para mejorar su salud, y hace las siguientes recomendaciones:

Buscar ayuda profesional: Ya sea con tu médico de cabecera o alguna persona certificada que sepa y te ayude de manera adecuada con tus metas de salud.

¿Qué es saludable para mí?: Mas que el número en la báscula, tengo que descifrar lo que es más saludable para ti. Porque al hacer elecciones saludables vas a perder peso. Por ejemplo, si te tomas un café con azúcar y crema siete días a la semana y le bajas a cuatro, después de un tiempo te acostumbraras y veras cambios que te motivaran a seguir bajándole hasta que los elimines.

Ser realista: Tienes que ser realista en cuanto al peso que se quiere perder y el tiempo en el que te pones la meta para perder ese peso. Queremos resultados inmediatos y eso no sucede. También tienes que tener en cuenta que al principio será difícil, pero toma tiempo acostumbrarse. No tienes que eliminar todas las azucares, por ejemplo, sino que hacer cambios poco a poco.

Substitutos: Puedes sustituir alguna comida o bebida poco saludable por una más saludable. Lo que yo hago es para tomar algo con sabor, en tiempo de frio me tomo algún té con miel durante el verano preparo aguas reposadas por ejemplo pepino con alguna otra fruta se deja reposar toda la noche. Como yo tengo debilidad por el pan, preparo un pan tostado con crema de maní y plátano en lugar de un pan dulce.

Tener en cuenta: no siempre el estar delgado quiere decir que una persona esta saludable por eso tiene que realizarse sus chequeos anuales. Recuerda que nuestra salud no se va de vacaciones, hay personas que dicen que durante las vacaciones comieron de todo y subieron de peso, no hay que privarse de la comida, hay que comer las porciones correctas o compartirla para no comer demás.

Enseñarles a los niños: Los niños hacen lo que ven y ven como usted se alimenta. Así que si ha decidido hacer cambios en su alimentación háblenlo en familia. Explíqueles que es por cuestiones de salud y empiece a crear nuevos hábitos. Hay que ser honestos con los niños y explicarles que no hay comidas malas, hay excesos. Y que entiendan que usted está tomando pasos para ser mejores personas al tratar de corregir errores de alimentación.

El querernos a nosotros mismos, aceptarnos como somos para hacer los cambios que nos merecemos. Si no nos sentimos mejor no nos vamos a ver mejor.

El sobre peso y la inactividad y comer mal es la combinación perfecta para problemas diabetes, colesterol, hipertensión.

El Programa Family Wellness de San Vicente de Paul, se enfoca en tratar a pacientes con diabetes, alta presión y colesterol, que son compicaciones medicas muy comunes dentro de la comunidad hispana.

Los programas de prevención y control de diabetes para niños y adultos son gratuitos y para toda la famila. Para información sobre las clases llame al 602-850-6740.